viernes, 30 de enero de 2009

Para vivir en un mundo impredecible



Nassim Nicholas Taleb es un ensayista e investigador norteamericano, autor de "El cisne negro: el impacto de lo altamente improbable" (Ediciones Paidós Ibérica, 2008). En una entrevista para el Sunday Times, enumera unas "reglas para vivir en un mundo impredecible con dignidad". Aquí van:

  1. El escepticismo es costoso y requiere esfuerzo. Es mejor ser escéptico sobre asuntos de grandes consecuencias, y ser imperfecto, tonto y humano en lo pequeño y lo estético.
  2. Anda a fiestas. No puedes ni imaginarte qué es lo que puedes encontrar en el sobre de la serendipidia. Si sufres de agorafobia, envía a unos colegas.
  3. No es una buena idea aceptar un pronóstico de alguien que usa corbata. Si es posible, molesta a las personas que se toman a sí mismas y a sus conocimientos demasiado en serio.
  4. Usa tu mejor ropa para tu ejecución y párate dignamente. Tu último recurso contra el azar o lo impredecible es cómo actúas — si no puedes controlar los resultados, puedes controlar la elegancia de tu comportamiento. Siempre tendrás la última palabra.
  5. No alteres los sistemas complicados que han estado por aquí desde hace un largo tiempo. No entendemos su lógica. No ensucies el planeta. Déjalo como lo encontraste, sin importar la "evidencia" científica.
  6. Aprende a fallar con orgullo — y hazlo rápido y limpiamente. Maximiza el ensayo y error — dominando la parte del error.
  7. Evita a los perdedores. Si oyes a alguien usando las palabras "imposible", "nunca", "muy difícil" con demasiada frecuencia, sácalo de tu red social. Nunca tomes un "no" por respuesta (a la inversa, toma la mayoría de los "síes" como "muy probable").
  8. No leas los diarios por las noticias (sólo por los chismes y, por supuesto, por los perfiles de escritores). El mejor filtro para saber si las noticias son importantes es si las oyes en cafés, restaurantes... o (nuevamente) en fiestas.
  9. El trabajo duro te conseguirá una cátedra o un BMW. Vas a necesitar tanto el trabajo como la suerte para tener un (premio) Booker, un Nobel o un jet privado.
  10. Contesta los correos electrónicos de la gente joven antes que los de los más mayores. Los jóvenes tienen más camino que recorrer y tienden a recordar quién los desdeñó.

(tomado de BoingBoing.net)

1 comentario:

Tercera Opinión dijo...

Qué bueno. Me encantan algunos puntos como el 3 y el 7, pero el último es brutal.

Un saludo.

--------
http://www.terceraopinion.net