lunes, 24 de diciembre de 2007

Chuck Norris no va a tribunales...

¿O si? El héroe de acción y experto en artes marciales al parecer se cansó de las bromas a su costa y demandó a la editorial Penguin por publicar "The Truth About Chuck Norris: 400 facts about the World's Greatest Human", un libro repleto de citas donde se lo presenta como un ser casi sobrehumano. Frases como "Las lágrimas de Chuck Norris curan el cáncer. Lástima que él nunca llora".

La demanda planteada por Norris busca proteger su nombre e imagen, a la vez que reclama un enriquecimiento injusto de la editorial y los autores del libro en perjuicio de su persona.

El rudo actor, cuyo nombre verdadero es Carlos Ray Norris, dice en la demanda que siempre trata de cuidarse de con qué cosas se asocia su nombre. Además reclama que la editorial esta explotando comercialmente su nombre e imagen sin autorizacion.

viernes, 7 de diciembre de 2007

Eterna primavera

Hace ya dos semanas que me encuentro por razones de trabajo en Arica, y la verdad, aun me sorprendo. No tanto por la idiosincracia local, la cual parece ser tomarse todo con cierto relajo, y como es típico en Chile, dejar todo para última hora (y quejarse cuando la cosa se acabó y no llegaron a tiempo). Mal que mal, hay gente para todos los gustos, y groseros existen en todas partes.

Pero claro, no deja de llamar la atención la escasez de librerías (de las que venden libros). De las que venden "artículos" por supuesto que hay varias, pero ninguna que satisfaga mi recién adquirida necesidad de leer "Cien Años de Soledad". Así a primera vista, tampoco parece haber un "barrio universitario" definido, entendiendo por tal una serie de locales destinados al expendio y consumo de bebidas alcohólicas situados en las cercanías de dos o tres planteles de educación superior. Bueno, no es algo que realmente me preocupe, pero a veces es bueno saber donde.

Dada su cercanía con la frontera peruana, y específicamente con la ciudad de Tacna, esta región vive una interesante situación de multiculturalidad. Acentos, términos e inflexiones de voz que en la capital asociamos a Perú, acá son parte de la cultura local. Influencias que se pueden observar en la comida, desde el cebiche a la granola "andina" que incluye quinoa inflada, kimchicha, y otros granos. O en la comida "chifa", esa reinterpretación de la comida china propia del Perú. Por alguna razón estos restoranes o chifas no se encuentran en el perímetro más céntrico del paseo 21 de Mayo. Fuimos a uno en calle Juan Noé ("El Negrito Fay Chi") donde el tipico pollo agridulce llevaba, además de las predecibles piñas, varios trozos de durazno. También nos sirvieron un"pebre chino", caliente y untuoso, con trozos de jengibre y ají rocoto que nos dieron más de una sorpresa.

Si el pebre chino no es un buen ejemplo de mixtura cultural, el hecho de que el arroz "chaufa" o los wantan sean fáciles de encontrar en casi cualquier restorán deberia hablar por sí solo. Claro que este arroz chaufa es bastante sabroso y contundente; en el caso del restorán chifa mencionado en el párrafo anterior, el Chaufa especial era casi un plato por sí solo.

Otra cosa con respecto a Arica que me hace pensar es el clima. Claro, no voy a refutar su reputación de "ciudad de la eterna primavera", pero por momentos creo que el calor que sentíamos era de tipo sicológico... Es decir, mientras en Santiago la gente maldecía los 30 y tantos grados Cº, acá la temperatura no pasó nunca de 22º... claro que tampoco bajaba de 13 o 15 grados. Además, un vientecillo refrescante circulaba gran parte del día, siendo por ratos algo fuerte, y definitivamente fresco por la noche. No como para abrigarse, pero si para salir al balcon y agradecer no estar en Santiago!!!

En fin, quizàs nuestros recuerdos de las ciudades que visitamos no debieran pasar de ser viñetas apretujadas de lo que se nos quedó en la retina, en lugar de vastos recuerdos que se desgastarán por el uso, de la misma forma que el acostumbramiento nos quita el encanto de vivir en algun lugar. Arica no es una ciudad de grandes lujos; tiene el encanto humilde de las callecitas de Valparaíso, pues no en vano es un puerto, y puede ofrecer algunos edificios antiguos de lineas admirables. Puede inflamar el corazón de los aficionados a la historia con su Museo del Morro, o simplemente hacer las delicias de un comelón con una tortuga o un jugo de mango con leche.

Creo que me gustaría volver alguna vez.

---------------
p.s.: Tortuga: Dícese, no del lento quelónido con caparazón, sino de un sandwich tipicamente ariqueño consistente de salchichas aderezadas con mayonesa, tomate y palta, servidas en un pan frica.