martes, 30 de diciembre de 2008

Humbug!

La verdad, creo que esa típica gente que se toma demasiado en serio, a veces pierde oportunidades de reírse con las cosas. Yo mismo a lo mejor me pierdo de las bondades de andar bailando cumbias p'al año nuevo. Qué se yo.

Lo cierto es que, como mucha gente, odio estas fechas, especialmente las navidades. (Humbug!) Las razones creo que abundan, desde la saturación a la que nos somete el comercio, incluyendo ese afán por poner música ambiental navideña por todos lados, hasta los motivos filosóficos o simplemente anímicos. Eso de "tener que andar feliz por obligación" cansa a cualquiera. Y cada uno sabe como manifiesta su felicidad. Parafraseando a Lewis Carroll (en "Alicia...") un gato mueve la cola cuando está enojado, y un perro cuando está contento. ¿A quién sino a los seres humanos se les ocurriría uniformar las expresiones del espíritu?

De cualquier forma, el humor y la ironía son una gran herramienta a la hora de enfrentar situaciones tensas o desagradables. Es así como, navegando por la internet, me encontré con la que debería ser la banda sonora oficial de quienes nos cargan estas fechas: "A Very Scary Solstice" (Un Solsticio Muy Espantoso, por decirlo de alguna forma), un álbum de villancicos producido por la H.P. Lovecraft Historical Society, una organización (?) que gira en torno al juego de rol "Cthulhu Lives!", basado como han de suponer en las creaciones literarias del solitario escritor de Providence.

Uno no puede menos que reirse escuchando versiones como "Freddy the Red Brain Mi-Go", "Great Old Ones are Coming to Town" o "Do you Fear What I Fear?", interpretadas por el Coro del Tabernáculo de Dagón, el Coro de Niños de Dunwich o los Villancicos de Arkham. Especialmente si conoce las historias de Lovecraft y entiende las letras, llenas de referencias a horrores cósmicos, a los Seres Primigenios, a hongos con tentáculos. Como esa versión de "Feliz Navidad" de José Feliciano, que en manos de J. Yelvington y los Scariachis se transforma en "Es Y'Golanac / monstruo con las bocas en sus manos".

La HPLHS ha editado además un musical titulado "Un Shoggoth en el Tejado", basado en cierto famoso violinista que sueña con ser rico ("dubi- dubi- dubi- duuu..."), y otro disco de villancicos, "An Even Scarier Solstice". Lo que demuestra que no les falta ingenio, y que no somos pocos los que buscamos en el humor un refugio frente a tanto árbol de pascua y atosigamiento navideño.

¿Y el punto? No hay punto. Privilegios de la edad.

Buenos deseos para el 2009

No hay comentarios.: