viernes, 13 de julio de 2007

Futuro y Utopías


Cuando eramos pequeños, las ideas del futuro dadas por la ciencia ficción nos parecían ridículas, por lo inalcanzables. Cierto que algunas de ellas sí eran ridículas, como las corbatas dobles de "Volver al Futuro II" y en general las referentes a la moda y estética: cada una es una proyección de lo que esté en boga al momento de hacerse la película o escribirse el libro. Así, la moda "futurista" de la mencionada "Volver..." es irremediablemente ochentera, exagerada, una proyección de lo que se usaba en esos dias. Con los filmes de los 60 y 70 es más o menos lo mismo (aunque lo único que se me viene a la mente son extraterrestres: venusinas con minifalda).


A los diez años, miraba el futuro con cierto pesismismo. En ese entonces, el año 2000 se veía como ese horizonte utópico inalcanzable en el que tendríamos teletransportación, receptores de radio que nos mostrarían la letra de las canciones, y quizá autos voladores. Alguien me decía que entonces, en lugar de llevar casetes a las fiestas, llevaríamos compact discs. No, no, dije yo, porque serían aún muy caros. Corto de vista, ni me imaginé que existiría algo llamado iPod, o Mp3, menos un Mp3 Player... o que escucharíamos música en un computador. El único que conocía tenía un pad sensible en vez de teclado -como la botonera de un microondas mas o menos- y no tenía parlantes: cargar un simple juego requería de al menos 30 minutos de poner un casete lleno de ruiditos ininteligibles. Y con suerte cargaba: muchas veces había que reintentar una y otra vez... o simplemente te cansabas.


Dije que miraba el futuro con algo de pesimismo. Es cierto: el año 2000 yo tendría casi treinta años; para mis parámetros de entonces, yo iba a ser un viejo, atrapado en la rutina del trabajo, y por lo mismo incapaz de disfrutar de la tecnología, de jugar con esos computadores de increíbles ¡120K! de memoria , capaces de cargar juegos desde disketes de 5 1/4 y no de casetes. No se rían: incluso Bill Gates creía, a inicios de los '80, que 1 Mega de memoria era todo lo que un usuario podía necesitar en su casa. Hoy hasta mi celular es más bacán que eso.


¿Dije celular? Cuando chico había más o menos un teléfono por cuadra en la población donde vivía, y para las emergencias había que pedir prestado. Y ahí estabamos nosotros soñando con autos voladores, y jamás se nos ocurrió imaginar que hasta un niño tendría acceso a un pequeño teléfono portátil con capacidad de reproducir música e imágenes. En realidad, ni nosotros ni los escritores de ciencia ficción fuimos capaces de imaginar las cosas que realmente trajo el futuro: computadores personales relativamente asequibles para cualquiera, y que pueden ser operados sin necesidad de tener un doctorado; teléfonos móviles cada vez más pequeños; la Internet y la realidad virtual en general; la televisión por cable -aunque en "Volver al Futuro II" el hijo de M. J. Fox tenía acceso a cientos de canales, pudiendo ver varios de ellos a la vez- las comunicaciones satelitales, Google Earth... en fin, tantas cosas.
¿Y los autos voladores? El "Doc" Emmet Brown usaba un aparato llamado "Mr. Fusión" para dotar de energía eléctrica al DeLorean volador, pero el motor del auto aún funcionaba en base a gasolina. Ignoro si ello se debe a una falta de imaginación de los guionistas, incapaces de plantear alternativas convincentes tipo energía solar o gas natural, o bien justamente al realismo de éstos, convencidos de que aún en el 2020 el problema del transporte y los combustibles fósiles seguiría sin resolver.
Creo que jamás veremos los autos voladores. Es decir, dudo que una máquina como esa sea ambientalmente amigable. Y con la conciencia que existe hoy sobre el calentamiento globlal y la naturaleza, la producción del DeLorean volador estaría envuelta en polémica. Para qué hablar del precio:no, no, eso nunca a a suceder.
P.d.: Si lees esto en diez años más, te apuesto un lomito palta mayo con un schop a que aún no hay autos voladores.

No hay comentarios.: