domingo, 19 de abril de 2009

El sexo y la oficina

Yo soy de los que cree que la vida privada y el trabajo deben mantenerse lo más separados que sea posible. Honestamente, creo que a mi jefe le debe importar un carajo lo que yo haga en mi casa (dentro de los lógicos límites de que ello no afecte mi trabajo). Por ello me pareció interesante este artículo de 20minutos.es en relación a un estudio realizado en Canadá.

A ver si pillo el original.
clipped from www.20minutos.es

Muchas personas creen que coquetear y hablar de sexo en el trabajo puede estimular, otras muchas ven esto algo grosero y fuera de lugar. Un estudio recogido en Livescience, y rescatado en Foxnews, viene a acercarse más a los de la segunda opinión: hablar de sexo en el trabajo baja la moral.

El trabajo, realizado con 238 personas por la universidad de Toronto (Canadá), reveló que el efecto negativo se da más en hombres que en mujeres. El 46% de ellos opinaron que se trata de algo molesto, en cambio, esa opinión fue sólo compartida por el 10% de las mujeres estudiadas.

El estudio ofrece dos resultados que llevan al coqueteo en el trabajo a resultar molesto: por un lado, lo que llaman el "placer que hace sentir culpable".

El segundo se refiere a la "degradación moral de la oficina". Este haría que "el empleado piense de esas conductas que son poco profesionales y perjudica el ambiente de trabajo".

Este trabajo ha sido publicado en otros medios como el Journal of Applied Psychology.

 blog it

No hay comentarios.: