miércoles, 29 de marzo de 2006

historias



Cada persona tiene su historia, eso es claro.La gente te cuenta cosas, y luego te sientas a escribir y los recuerdos llegan solos. Peter, con su acento irlandés, me contaba cómo después de ver a "perfectos cristianos" haciendo las cosas más horribles, perdió la fe en la Iglesia. "Hay tanta hipocresía entre esa gente", reflexionaba. Más tarde ese mismo día Majken decía que en Dinamarca nadie se preocupa realmente de la religión, y Dios es un tema individual de las personas y no un asunto de estado; Andreas coincidía con ella, y recordaba el momento en que le dijo a sus profesores en la escuela en Alemania que no quería más clases de religión. Ambos coincidieron en la excesiva preocupación que existe en Gran Bretaña por el tema religioso. Desde su punto de vista, claro; yo los escuchaba y pensaba "cresta, como será Chile entonces". Un largo y angosto monasterio?

Curioso es como el cerebro te hace encadenar historias: pienso en lo que dijo Majken sobre la poca bola que se le da a la Iglesia en Dinamarca; pienso si será posible extender esa forma de pensar al resto de los países escandinavos, y si es así, ¿por qué carajos a los seguidores del Black Metal en Noruega les dió por quemar iglesias? Puedo entenderlo en países donde la injerencia represiva de las religiones puede alimentar un resentimiento en los corazones de las personas, pero ¿será el caso de Noruega? Si le sumamos a eso el ingrediente fascista de todo aquello, el cuadro se vuelve intrigante.

Vuelvo a lo de la tolerancia, o como alguien decía ayer, al estereotipo nacional del inglés como un pueblo muy, muy cortés, muy polite. La foto muestra la vigilia que desde hace años se mantiene frente al Parlamento, como una silenciosa, aunque vistosa, protesta contra la guerra. Desde el año pasado, una ley prohibe las "manifestaciones no autorizadas" dentro de un perímetro de 1 kilometro alrededor del Parlamento. Algo así como el equivalente chileno a prohibir las manifestaciones en el área cercana a La Moneda. Que se ha hecho, por cierto, pero aca en Inglaterra les resultó inaudito. Seguramente una de las ideas de esta nueva ley era poder echar a las peronas que mantienen esta vigilia, pero -tiro por la culata- no contaron con que las cortes dictaminaran la no retroactividad de esta norma, con lo cual se hacia inaplicable en ese caso particular. De momento, es la única protesta que puede hacerse en ese lugar; otros grupos han debido escoger otras rutas, asumir el riesgo de ser arrestados, o bien ingeniárselas, como aquellos que en lugar de manifestaciones realizaron "picnics" en la plaza frente al Parlamento...

No hay comentarios.: