lunes, 6 de julio de 2009

Huele a Peligro



Un estudio realizado por la Universidad de Dusseldorf (y recogido por BoingBoing.net) sugiere que los estados ansiosos hacen que el cuerpo libere una serie de aromas que, al ser captados por otras personas, los hacen empatizar con las emociones del primero. Algo así como oler el miedo y sentirlo. Probablemente esto se haya desarrollado como una forma de protección grupal, de tal forma que al diseminarse más rápido el miedo, grandes grupos de personas puedan huir más pronto de posibles amenazas.

El estudio fue publicado en la revista New Scientist y puede leerse en su versión online aqui.

No hay comentarios.: