domingo, 5 de octubre de 2008

Una vision sobre el Plebiscito de 1988

Carlos Peña es uno de mis columnistas favoritos de El Mercurio. En un día como hoy, sus palabras invitan a la reflexión; por cierto que no ofrecen la respuesta definitiva pero creo que nunca fue esa la intención. Resulta obvio que, salvo casos muy contados, un pensamiento no nos da toda la respuesta sino que sirve como aguijón para hacernos saltar en busca de nuestras propias respuestas. Creo que salvo excepciones, esa debería ser un poco el objeto de la reflexión o el ensayo o la columna: hacer pensar, mover, reflexionar.
Carlos Peña.jpg

En uno de sus textos más famosos -la Contribución a la Crítica de la Economía Política, un texto de 1853- Marx sugiere que el hecho fundamental de la historia es el cambio en las condiciones materiales de la existencia humana. En otras palabras, si el consumo se amplía y las condiciones de trabajo cambian, todo lo demás, en especial eso que llamamos cultura, sugirió Marx, tiende a cambiar también.

Si Marx tiene razón -y en esto al menos parece tenerla- entonces los cambios que hemos experimentado los chilenos en estos últimos veinte años han transformado nuestra existencia para siempre.

Los chilenos somos hoy más autónomos. Cada uno piensa que hay asuntos que pertenecen a la esfera de su propia voluntad y no a una voluntad ajena. Esto es lo que explica que a la hora de la sexualidad o la reproducción humana, cada uno aspire a regir, como un soberano, su propia vida sin ninguna injerencia ajena a su voluntad.
 blog it

No hay comentarios.: