domingo, 23 de mayo de 2004

Página Uno

Bueno, el día pasó rápido y no hice mucho. Me faltó gente por ver acá... eso sucede siempre. ¿Qué se puede hacer para agregarle un par de horas al día?

Anoche no salí y eso también significa quedarse sin ver a alguna gente, especialmente a los compañeros del bar... Ya parecía que la noche no daría más de sí, cuando hete aquí que el mundillo virtual me dió una gran sorpresa... ¿Cual? Je je... no pues... un caballero no tiene memoria... sólo digamos que involucra un diálogo memorable con alguien que me es muy preciado, y quizá algunas de las luces de este diálogo sigan brillando por un tiempo. Pero no se preocupen... se darán cuenta solos/as de su trascendecia... si es que trasciende.

La casa vuelve a estar sola, más tarde viajaré yo y volverá a su silencio habitual. Mi gata podrá dormir a sus anchas donde quiera pues mis sobrinos y la perrita de juguete ya no están. Creo de alguna forma igual los echa de menos.

Ahora a tomar once y prepararse para el viaje. De vuelta a Santiago, a la escuela de periodismo en Paro, a buscar casa y ordenar mis cosas. Home, sweet home ;-)

Ahora que lo leo suena terrible pero... nah! sé que algo bueno me espera allá... Aunque dure tan sólo un momento siquiera.

No hay comentarios.: