lunes, 10 de septiembre de 2007

Pussy time!


Nashville Pussy estuvo acá este fin de semana, y brindó un show de aquellos que no hay que perderse. Sensualidad y rock'n'roll en una amalgama perfecta. Habría lamentado no estar ahí.

La noche estaba bastante fría. Dicen los rumores que lo suficientemente fría para que uno de los teloneros no se presentara. Yo no estaba allí, así que lo ignoro. Solo sé que a la hora que llegué, Condor y Silverjack ya habían entretenido al respetable. Dicen que Silverjack sonó muy bien.

Pero era el turno de Tabernarios, y estos tipos sacudieron al teatro Novedades. La potencia en vivo de estos salvajes se vio confirmada una vez más. Como dije alguna vez, lo que para algunos pueden sonar como un cliché es lo que estos tíos te restregan en la cara con crudeza, sudor y cerveza. "Esto si es rock and roll" dice uno de sus temas, y creo que es verdad. Hicieron un buen show y eso se agradece.

Luego fue el turno de Hielo Negro, y me dió la impresión de que el frio de la noche los había alcanzado, pues por momentos sus temas sonaban más lento de lo usual. De todas formas, se pararon en el escenario como los viejos lobos que son y entregaron lo mejor de su repertorio, incluyendo un tema nuevo. El cierre con "Salamandra" estuvo de lo mejor.

Y bien, si quedaba algo de frío, Nashville Pussy lo disipó por completo. Y es que hay más de una buena razón para que subiera la temperatura. Desde la energía de "Pussy Time", al carisma de Blaine (guitarra y voces) y por supuesto la belleza de Karen (bajo) y Ruyter (guitarra). Como siempre, Ruyter se roba el show con su energética performance, tirando patadas al aire, cantando, o sólo moviéndose sensualmente frente a una "cálida" audiencia masculina.

Sobre el público, hay que decir que habían muchas chicas también. Lo que nunca es malo. Hay quien diga que es un fenómeno de modas. Pero también creo que es un fenómeno de género, donde las lolas se sienten representadas en escena por estas dos fieras que son Karen y Ruyter.

El show tuvo de todo, recorriendo el repertorio de la banda con acento en su más reciente disco, "Get Some". Blaine se dió el tiempo para hablar e incluso beber de la botella de ron que alguien del público le alcanzó. Jeremy (batería) se acercó al público para arrojar una camiseta de la banda, mientras Ruyter hacía un brindis con cerveza. Hubo versiones de "Nutbush City Limits", el clásico de Tina Turner, aunque más cercano a la interpretación de Bob Seger; también hubo un cover de Rose Tattoo.

Finalmente Ruyter cortó sus cuerdas ante un público bastante satisfecho. Luego se daría el tiempo para saludar, firmar y tomarse fotos con los fans, al igual que Karen. Blaine saldría algo más tarde, cansado pero contento. Un buen espectáculo a cargo de gente con muy buena disposición. Será hasta la próxima.

Fotos del recital disponibles en MySpace

No hay comentarios.: